¿Cuántas veces te has preguntado cual es el mejor protector solar?

La respuesta a este interrogante es muy sencilla: El mejor protector solar es el que esté indicado para tu tipo de piel y tus necesidades. A continuación te mostramos los factores que debes tener en cuenta para hallar el protector solar perfecto para ti:

 

Tipo de piel:

Todos tenemos un tipo de piel diferente y con necesidades específicas, las cuales debes identificar y conocer bien para elegir correctamente el mejor protector solar para ti. En línea estética, clasificamos estos tipos de piel en mixta, seca y grasa. Una vez conozcas tu tipo de piel, es importante que al momento de seleccionar el protector solar, solicites asesoría de nuestras Dermoconsultoras, leas la descripción del producto o verifiques en su empaque si está indicado para tu tipo de piel.

 

Textura del protector:

Este factor es determinante para elegir el mejor protector solar para tu piel. Podemos encontrar protectores solares de uso general, para necesidades muy especificas y para diferentes zonas del cuerpo, así como una amplia variedad de texturas indicadas para las caracteristicas particulares de los diferentes tipos de piel. 

 Estás son algunas texturas que puedes encontrar:

  • Cremas: si tienes la piel seca, es posible que prefieras una crema, especialmente para el rostro.
  • Lociones: las lociones a menudo son preferibles para aplicar sobre zonas grandes. Tienden a ser más livianas y menos grasosas que las cremas.
  • Gel: el gel funciona mejor en zonas vellosas, como el cuero cabelludo o el pecho.
  • Barras: las barras son útiles para aplicar el protector solar alrededor de los ojos.
  • Aerosol: los aerosoles son fáciles de aplicar en los niños. Rocía una capa generosa y uniforme.
  • Fluidos: son texturas a base de agua, indicadas para pieles grasas.

 

Factor de protección solar:

FPS (o SPF en inglés) significa "factor de protección solar", una medida de cuánto tiempo protege la pantalla solar de los rayos UVB. Esta medida indica la duración del protector solar aplicado en la piel, por esto, si el FPS es menor (Ej. FPS 15), debe replicarse con mayor frecuencia durante el día. Contrario a esto, si el FPS es mayor (Ej. FPS 30), tiene una duración un poco más extensa en la piel, por lo que puede reaplicarse de una forma menos frecuente. El FPS tiene la misma efectividad sin importar su número, solo debes elegir según tus actividades y ritmo de vida, que tanto necesitas reaplicar tu protector solar.

 

Para mejores resultados recuerda aplicar cantidades generosas de protector solar en la piel seca 15 minutos antes de salir al aire libre y usarlo incluso cuando esté nublado, debido a que los rayos UV pueden pasar a través de las nubes.

 

Artículo adaptado del original, tomado de:  https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/best-sunscreen/art-20045110