Se terminan las vacaciones de fin de año y paulatinamente vamos retomando las actividades cotidianas. Es en este momento donde notamos que el tiempo en que pasamos relajados y mayormente expuestos al sol nos pasa la factura en el estado de nuestra piel.

Pero no hay de que preocuparse; hoy te traemos algunos tips para restaurar la salud de tu piel y seguir cuidando de ella para mantenerla sana.

Para recuperar el estado saludable de tu piel debes recordar: limpiar, hidratar, mantener y proteger.

1. Limpiar:

Este es el primer paso para tener una piel sana. Se deben retirar las celular muertas de la piel, esto permitirá que tu piel respire y se revitalice. Para este propósito puedes usar productos que ayuden a exfoliar la piel, este procedimiento se debe realizar una vez por semana o cada quince días.

Para mantener la piel sana es importante limpiarla dos veces al día (mañana-noche), lo puedes hacer con gel o espumas limpiadoras al igual que con soluciones micelares. De una buena limpieza depende en gran medida el bienestar de tu piel. (te puede interesar: Desmaquillarse: más que una rutina para el cuidado de la piel )

2. Hidratar:

La deshidratación es el problema principal después de las vacaciones. Nuestra piel necesita una extra hidratación después de esta temporada. En este sentido se sugiere el uso de cremas, geles o sueros hidratantes teniendo en cuenta las necesidades y tipo de piel. Recuerda hidratarte bien y tomar suficiente agua en el transcurso del día.

3. Mantener:

Este paso es fundamental para recuperar la calidad  de tu piel y lo puedes hacer en casa aprovechando el tiempo libre que tienes en las noches antes de irte a descansar. Entre los productos básicos para mantener el rostro saludable, está la vitamina C tópica en altas concentraciones y cremas o sérums con ácido hialurónico.

4. Proteger:

Es imprescindible seguir utilizando un protector solar facial. El sol y las luces visibles pueden dañar tu piel todos los días del año de ahí la importancia de siempre usar protección. Recuerda que lo debes aplicar 20 minutos antes exponerte al sol y reaplicarlo cada 4 horas si trabajas expuesto al sol o a medio día si estas en ambientes cerrados.

Por último recuerda llevar un estilo de vida saludable, incluir frutas y verduras en tu dieta, beber suficiente agua, realizar actividad física mínimo 150 minutos a la semana y sonreírle siempre a la vida.